Juego Responsable

Viernes 10 abril 2015

Juego Responsable

Una de las misiones del Instituto Provincial de Lotería y Casinos de la provincia de Buenos Aires, es controlar y redistribuir en beneficio de la sociedad, la recaudación que se genera a través del juego. Sin embargo, como Estado, tenemos la responsabilidad de proteger la salud integral de nuestros habitantes. En este caso, de quienes por diferentes motivos hacen del juego una patología y no una forma de entretenimiento, de distracción. Trabajamos en este Programa de Prevención y Asistencia al jugador compulsivo, con el objetivo de que los habitantes de la provincia tengan la posibilidad de ser asistidos cuando el hecho de jugar se convierte, para ellos y sus familias, en un problema. Por ello, siendo conscientes de que la ludopatía es una enfermedad y que su tratamiento es uno de los retos asistenciales más importantes de la actualidad, es que desde el Instituto se consideró la importancia de mantener, ampliar y mejorar la red de atención gratuita, para la prevención y asistencia de esta patología. Queremos que el juego en la Provincia de Buenos Aires, sea una actividad saludable; pero si excede los límites, tenemos la obligación, como Estado, de estar presentes.

Qué es la ludopatía

Criterios para el diagnóstico del juego patológico según el DSM IV (Manual de Diagnóstico de la Asociación Americana de Psiquiatría) A. Comportamiento de juego desadaptativo, persistente y recurrente, como indican por lo menos cinco (o más) de los siguientes ítems:

  1.  Preocupación por el juego (p. ej., preocupación por revivir experiencias pasadas de juego, compensar ventajas entre competidores o planificar la próxima aventura, o pensar formas de conseguir dinero con el que jugar)
  2. Necesidad de jugar con cantidades crecientes de dinero para conseguir el grado de excitación deseado.
  3. Fracaso repetido de los esfuerzos para controlar, interrumpir o detener el juego.
  4. Inquietud o irritabilidad cuando intenta interrumpir o detener el juego.
  5. El juego se utiliza como estrategia para escapar de los problemas o para aliviar la disforia (p. ej., sentimientos de desesperanza, culpa, ansiedad, depresión).
  6. Después de perder dinero en el juego, se vuelve otro día para intentar recuperarlo (tratando de “cazar” las propias pérdidas).
  7. Se engaña a los miembros de la familia, terapeutas u otras personas para ocultar el grado de implicación con el juego.
  8. Se cometen actos ilegales, como falsificación, fraude, robo, o abuso de confianza, para financiar el juego.
  9. Se han arriesgado o perdido relaciones interpersonales significativas, trabajo y oportunidades educativas o profesionales debido al juego (10) se confía en que los demás proporcionen dinero que alivie la desesperada situación financiera causada por el juego.

Prevención

El juego debe considerarse un entretenimiento y no una fuente de ingreso. Busque concurrir acompañado para lograr mayor control en el juego. Considere la posibilidad de perder y evite seguir jugando para compensar las pérdidas. Si pierde, no pida dinero prestado, no utilice dinero destinado para otros propósitos. Tenga en cuenta el tiempo y el dinero que gasta jugando (limítelos).

Jugar con responsabilidad

Juegue por diversión, no por dinero o para evadir problemas. No persiga o intente recuperar las pérdidas. Juegue para divertirse, disfrute el ganar, pero considere que también puede perder. No pida dinero prestado para jugar. Juegue solo parte de los fondos disponibles para la diversión, no utilice nunca el dinero para los gastos mensuales, los ingresos de la casa o la comida. En tiempo de crisis emocionales disminuye el autocontrol, evite jugar. No busque en el juego una forma de escapar de sufrimientos emocionales o físicos. No permita que el juego afecte a sus relaciones con la familia y amigos. Establezca un límite de tiempo y dinero para jugar. Promueva una vida equilibrada. El juego no debe interferir con/o sustituir a sus amigos, familia trabajo u otras actividades.

Autoexclusión

El programa de Autoexclusión de salas de Juegos de Azar, del Instituto Provincial de Loterías y Casinos de la Provincia de Buenos Aires, se encuentra destinado a proveer ayuda a quienes estén interesados en que no los dejen entrar y/o permanecer en las Salas de Juegos de Azar. La autoexclusión es una medida complementaria que forma parte de la oferta mucho más amplia, especializada e integral, dentro del Programa de Prevención y Asistencia al Juego Compulsivo de la Provincia de Buenos Aires.

Contacto

Línea de Atención Gratuita: 0800-444-4000 El servicio telefónico